zabal@alkizabal.net

Lemoa: 94 631 44 06

Basauri: 94 651 05 99

Cómo maximizar la rentabilidad en la construcción.

18 de septiembre de 2019

  • Cómo maximizar la rentabilidad en la construcción.

La volatilidad del mundo de la construcción exige una gestión efectiva. Una toma lenta de decisiones o márgenes relajados pueden llegar a condenar al fracaso a los negocios, tanto en un mercado grande como en uno pequeño, que sube y baja tan fácilmente. Los aspectos fundamentales para mantener un negocio saludable pueden parecer obvios, especialmente para aquellos que se encuentran a cargo.

 

El volumen

Cuando estamos estudiando el volumen, irónicamente más trabajo no quiere decir mayor rentabilidad. En su lugar, es el análisis del punto de equilibrio, el punto en el que las ventas toman el control de los costos y una compañía empieza a convertirse en un negocio rentable, lo que determina todo. Esto quiere decir, que en vez de enfocarse en los trabajos más grandes, tanto los propietarios como los gerentes, se deben encaminar a los trabajos correctos para sus equipos y para sus cuadrillas.

Al comprar equipos nuevos o al alterar los márgenes, es importante poder determinar de qué manera esto va a afectar la rentabilidad futura; lo que parece ser una inversión se puede convertir en un peso muerto si trae consigo el incremento en los costos fijos. Ser consciente de que la construcción puede pasar de rentable a desastrosa, de la noche a la mañana, es la clave para saber cómo se debe manejar el volumen.

La velocidad

La velocidad une las dos rutas anteriores; cuanto más rápido termine el proyecto, menos costos generales se pagan y se libera más espacio, para ganar ingresos adicionales. Al enfocarse en optimizar la productividad de un equipo, por ejemplo un área en la que los gerentes y los líderes tienen una mayor influencia que los subcontratistas, es posible aumentar la rentabilidad sin nada más que el estímulo, el análisis y de pronto, con un poquito de disciplina. Este es el primer lugar en donde se debe buscar el éxito; el mismo no depende de nada más que de la capacidad que tenga un líder para motivar y liderar a sus trabajadores.

La planificación

Sin embargo todas estas rutas resultan inútiles si no hay organización: un plan bien redactado. El planeador ideal de Black cuenta con un plan adicional y personal, para el cual ellos van a planear, con conocimiento del oficio, las habilidades de la Metodología de la Ruta Crítica y la comunicación con el equipo.

El valor

El valor es el primer componente clave para alcanzar el éxito y es necesario hacer todo lo posible para mantenerlo. Cuando se está trabajando con márgenes, una reducción en las ofertas, con el fin de que le sean asignados los trabajos, puede llegar a sentirse efectivo y hasta se puede ver bien en el papel. Pero después del Costo de los Artículos Vendidos, COGS, y los gastos generales, una disminución del 5% en una oferta puede reducir la rentabilidad en hasta un 50%. Sin embargo, la reducción de los Costos de los Artículos Vendidos, aunque sea mucho más difícil, puede llegar a aumentar la rentabilidad realmente en hasta un 37% de un proyecto dado.

En un mercado que se encuentra tan saturado y con una competencia tan feroz es importante que los gerentes recuerden el valor de su equipo y su tiempo, para que se vendan de acuerdo con su apreciación. “Ese es un error que se presenta con tanta frecuencia en el escritorio de su tasador”, dice Black, “quiero que revise una y otra vez las cifras antes de que las mismas salgan. Esa es la sentencia de muerte en un mercado reducido”.